¿Como se relaciona la respiración con el canto?

Todos sabemos que el apoyo de la respiración para cantar es importante. La pregunta es: “¿Cómo se relacionan?” Además, ¿cómo nos ayudan los ejercicios de respiración para cantar? Básicamente, la respiración y el canto son como la comida y el estómago. No son nada uno sin el otro – nuestro estómago no puede vivir sin comida, y […]

Cómo ser un buen orador o locutor

Cuando tenemos que hablar en público, nos preguntamos ¿Cómo ser un buen orador? Ser buen orador no se consigue de la noche a la mañana, sino que es el resultado de disciplina y entrenamiento constante, lo cual incluye respiración, ejercicios físicos, cuidados personales y un punto muy importante: leer en voz alta. La persona que tiene el hábito de leer unos minutos diarios en voz alta -de 5 a 15 minutos al día, en seis meses consigue sorprendentes resultados en su conocimiento general y su voz comienza a fortificarse, proyectándose con mayor claridad en los oídos de las personas que la rodean. A continuación, presento algunos elementos que se deben tener en cuenta para llegar a ser un buen locutor u orador. PRONUNCIACIÓN Significa emitir y articular sonidos para hablar. La buena pronunciación se logra articulando perfectamente y esforzándonos por tener una dicción impecable. Para lograr lo anterior, existen algunos ejercicios individuales que pueden ayudarnos, los cuales presento a continuación: Mover los labios en todas direcciones (izquierda, derecha, abajo, arriba, adentro, afuera) de manera exagerada. Pronunciar las siguientes sílabas, abriendo la boca y moviendo los labios: pa – pe – pi – po – pu  / pu – po – pi – pe – pa. Abrir la boca y sacar la lengua para a continuación, moverla hacia todas las direcciones repetidamente.  De manera clara, pronunciar: la – le – li – lo – lu / lu – lo – li – le – la. Aflojar y relajar la mandíbula por unos momentos, sin hacer algo en particular. Abrir la mandíbula lo más posible, para estimular su movimiento máximo. Usando una correcta respiración, pronunciar: laaaa – leeee – liiii – loooo – luuuu, alargando las vocales tanto como sea posible, con la mandíbula relajada. Los anteriores ejercicios pueden corregir problemas de pronunciación, lo cual es muy importante para dar claridad a nuestra voz. Deben ser practicados con constancia y dedicación, incluyéndolos a nuestra rutina diaria de ejercicios personalizada. PAUSAS Las pausas son de un valor incalculable, especialmente en los puntos y al cambiar de idea, tanto al leer como al hablar, puesto que ayudan a comprender y dar énfasis a lo que comunicamos. Los beneficios de un adecuado manejos de las pausas son: Nos permiten respirar con el diafragma. Demostramos nuestra confianza al expresarnos. Creando una expectativa, lo cual nos ayuda a manejar la situación. Un buen orador o locutor sabe exactamente cuando y cómo hacer una pausa, pues sabe que el mejor comunicador no es quien se expresa o lee más rápido, sino el que lo hace claramente y utiliza las pausas a su favor.

¿Cómo se produce la voz?

Antes de cambiar nuestra voz, debemos saber cómo funciona y cuáles son los elementos que intervienen en su producción, para saber como mejorar cada uno de ellos. El aire produce la voz Una respiración profunda y controlada es necesaria para la producción vocal. La voz es soportada por una columna de aire, cuya profundidad y continuidad determinan la calidad vocal. El Diafragma es la base de esta columna de aire, además de controlarla conforme llega a los órganos de producción vocal. Cuando respiras, la pared abdominal se expande y la parte curva bajo el diafragma se vuelve recta. Cuando exhalas, el diafragma se relaja y la pared abdominal se contrae. El diafragma relajado se eleva, empujando el aire fuera de los pulmones. El aire exhalado es controlado de esta manera para producir los sonidos del habla. Conforme el aire empuja hacia arriba contra las cuerdas vocales, causa que éstas se separen momentáneamente, permitiendo que el aire pase entre ellas. La fuerza del aire y la elasticidad de las cuerdas vocales hacen que éstas regresen a su sitio. La producción de estas vibraciones se llama fonación. Considera el sonido que se produce en la boquilla de un globo inflado. La voz es producida de una manera similar. La presión del aire pasa por la garganta, la boca y la nariz, causando un cambio constante de presión en el aire que rodea al emisor. Estos cambios de presión se llaman “ondas sonoras”. Dichas ondas son transmitidas hacia el oído del escucha y la voz se escucha. Producción de calidad vocal. Piensa por un segundo en los instrumentos de viento. Su sonido proviene del aire emitido por el músico y las vibraciónes producidas en la boquilla  del instrumento. Debido a que las cámaras de estos instrumentos difieren en tamaño y forma, sus cualidades respecto al tono son particulares para cada instrumento.