Cómo ser un buen orador o locutor

Cuando tenemos que hablar en público, nos preguntamos ¿Cómo ser un buen orador? Ser buen orador no se consigue de la noche a la mañana, sino que es el resultado de disciplina y entrenamiento constante, lo cual incluye respiración, ejercicios físicos, cuidados personales y un punto muy importante: leer en voz alta.

La persona que tiene el hábito de leer unos minutos diarios en voz alta -de 5 a 15 minutos al día, en seis meses consigue sorprendentes resultados en su conocimiento general y su voz comienza a fortificarse, proyectándose con mayor claridad en los oídos de las personas que la rodean.

A continuación, presento algunos elementos que se deben tener en cuenta para llegar a ser un buen locutor u orador.

PRONUNCIACIÓN
Significa emitir y articular sonidos para hablar. La buena pronunciación se logra articulando perfectamente y esforzándonos por tener una dicción impecable.

Para lograr lo anterior, existen algunos ejercicios individuales que pueden ayudarnos, los cuales presento a continuación:

  • Mover los labios en todas direcciones (izquierda, derecha, abajo, arriba, adentro, afuera) de manera exagerada.
  • Pronunciar las siguientes sílabas, abriendo la boca y moviendo los labios: pa – pe – pi – po – pu  / pu – po – pi – pe – pa.
  • Abrir la boca y sacar la lengua para a continuación, moverla hacia todas las direcciones repetidamente.
  •  De manera clara, pronunciar: la – le – li – lo – lu / lu – lo – li – le – la.
  • Aflojar y relajar la mandíbula por unos momentos, sin hacer algo en particular.
  • Abrir la mandíbula lo más posible, para estimular su movimiento máximo.
  • Usando una correcta respiración, pronunciar: laaaa – leeee – liiii – loooo – luuuu, alargando las vocales tanto como sea posible, con la mandíbula relajada.

Los anteriores ejercicios pueden corregir problemas de pronunciación, lo cual es muy importante para dar claridad a nuestra voz. Deben ser practicados con constancia y dedicación, incluyéndolos a nuestra rutina diaria de ejercicios personalizada.

PAUSAS

Las pausas son de un valor incalculable, especialmente en los puntos y al cambiar de idea, tanto al leer como al hablar, puesto que ayudan a comprender y dar énfasis a lo que comunicamos. Los beneficios de un adecuado manejos de las pausas son:

  • Nos permiten respirar con el diafragma.
  • Demostramos nuestra confianza al expresarnos.
  • Creando una expectativa, lo cual nos ayuda a manejar la situación.

Un buen orador o locutor sabe exactamente cuando y cómo hacer una pausa, pues sabe que el mejor comunicador no es quien se expresa o lee más rápido, sino el que lo hace claramente y utiliza las pausas a su favor.

ARTICULACIÓN

La articulación es la pronunciación de las palabras de una manera clara y entendible. Dado que se refiere a la parte mecánica de las palabras, se debe dar la disposición y atención que requiere a cada uno de los órganos que intervienen en la producción de la voz para lograr una pronunciación correcta. Debemos:

  • Pronunciar correctamente todas las consonantes.
  • Dar a cada palabra claridad y nitidez.
  • Estar familiarizados con los diferentes sonidos que se presentan en el lenguaje, para poder producirlos de manera adecuada.

VOCALIZACIÓN

Se refiere a pronunciar claramente las vocales, consonantes, sílabas, palabras y frases para que todo lo que hablemos sea claramente entendible.

Hay numerosos ejercicios de vocalización que ayudan a mejorar la voz ya sea para hablar o para cantar.

DICCIÓN

Es la manera correcta y estética de articular el lenguaje de forma precisa y clara. Para tener una buena dicción, se debe dar el justo valor fonético a cada palabra o frase.

De igual manera, hay muchos ejercicios para mejorar la dicción que son de gran ayuda para aspirantes a locutores, comunicadores o cantantes.

POSTURA Y RESPIRACIÓN

Además de articular correctamente, el cuerpo debe tener una sintonía completa que permita una producción correcta de la voz. En esta sintonía, se incluyen la postura y la respiración correctas para hablar.

  • No se debe contraer la garganta para “sostener la respiración” hasta comenzar a hablar ya que esto produce que la garganta se “ahogue”, evitando la producción de un sonido rico y suave de forma natural.
  • Se debe hacer una respiración adecuada, respirando desde el diafragma, para lo cual una postura relajada es necesaria, sin aplastar el cuerpo.
  • Para practicar, debemos relajarnos y respirar lo más naturalmente que podamos y leer un texto fácil en voz alta.
  • Siempre debemos evitar tensionar el cuello, los hombros y los músculos del pecho. Debemos respirar como si estuviéramos dormidos, respirando hacia dentro y hacia afuera a través del abdomen.
  • Tenemos que mantener una postura correcta, siempre estar conscientes de nuestra postura física: ¿estamos inclinados?, ¿nuestras piernas están cruzadas?, etc.

Lograremos mejorar la voz si contamos con una postura adecuada. Es necesario mantener la cabeza erguida, la columna recta y los brazos y pies libres.

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN

Como vimos anteriormente, si no respiramos adecuadamente, no podremos mejorar la voz, por lo que debemos darle la importancia que merece.

A continuación, un ejercicio para mejorar la respiración diafragmática:

  • De pie, aspiraremos por 6 segundos. Después, retendremos el aire por 3 segundos para después soltarlo por la boca durante 6 segundos.
  • El aire debe entrar por la nariz y llegar hasta el fondo de los pulmones, de manera que el vientre se hinche.
  • Es importante mantener los labios ligeramente entreabiertos, lo cual nos ayudará a tomar aire. Se debe tener los labios entreabiertos y la punta de la lengua debe tocar los dientes superiores y el paladar.
  • ATENCIÓN: No se debe mover ni el pecho ni los hombros al realizar este ejercicio. Recordemos que para mejorar la voz debemos relajarnos y mantener una postura correcta.

 

NOTA: Para obtener más secretos y técnicas para mejorar tu voz, descarga mi libro “La voz del Éxito” en el siguiente enlace.

[button link="http://lavozdelexito.com" type="big" newwindow="yes"] Descarga[/button]